Esterilización

Esterilización

Si hemos decidido que nunca cruzaremos a nuestra mascota, podemos someterle a una castración u ovariectomía. Por lo que tendremos siempre controlada la fertilidad de nuestro perro. Además de evitar embarazos no deseados, esta práctica tiene otras ventajas.

La operación de extirpar los ovarios se realiza en los primeros años de vida. Generalmente se trata de una ovariohisterectomia, se extraen los dos ovarios, trompas de Falopio y útero. La operación se realiza bajo anestesia general, en pocos días la perra se recuperará.

  • Elimina el celo en las hembras, evitándose así los inconvenientes que conlleva, como que se pueda escapar la hembra en busca de un macho, evita las manchas que puede dejar por la casa.

  • Al eliminar el celo, también eliminamos el embarazo psicológico, que puede aparecer en la hembra a los dos meses de haber tenido el celo.

  • Evitaremos la aparición de tumores de mama. Aparecen en 50% de hembras afectadas por tumores. Suelen ser benignos y requieren cirugía.

  • Se realiza en casos de piómetra(infección del útero con presencia de pus), torsión del útero, prolapso uterino y rotura uterina.

La castración es la intervención quirúrgica con fin de extirpar los testículos, que se extirpan a través de una incisión en el escroto. Requiere anestesia total y su curación es rápida.

  • En el caso de los machos reduce la agresividad y territorialidad. Aunque el éxito no está garantizado, pues puede esa agresividad mostrada, no estar ligada a la sexualidad.

  • Se realiza en perros afectados por tumores testiculares o prostáticos. En el de la próstata puede ser maligno y llegar a invadir órganos próximos.

  • Se evita comportamientos hipersexuales acentuados, pues elimina el deseo sexual, evitando esas molestas situaciones en las que el perro monta a un niño, o una visita, se masturba con un cojín…

El único inconveniente es que nuestra mascota ya no podrá procrear, así que cederemos la labor de criar de animales a los profesionales.