Embarazo psicológico

Embarazo psicológico

El embarazo psicológico, también denominada preñez histérica o lactancia nerviosa, es un desarreglo hormonal que sufren con bastante frecuencia las hembras(un 60% lo sufren, siendo más frecuente entre las que no han procreado). Se trata de una disminución de los niveles de progesterona y aumento de la prolactina. Esta falsa gestación puede darse mes y medio o dos meses después del celo.

Presenta características similares a un verdadero embarazo: aumento de peso, se abulta el abdomen, hinchamiento de las mamas y producción de leche(hiperplasia mamaria), secretan moco vaginal. Su comportamiento se transforma: forman camas, adoptan objetos(peluches, zapatillas…), están inquitas, pierden el apetito, pueden volverse temerosas y agresivas. Pueden incluso presentar respiración dificultosa y jadear, y hacer fuerza como si estuvieran de parto.

Este trastorno es transitorio, con una duración similar a un embarazo. Podría ser un mecanismo para preservar una especie, pues estas hembras con falso embarazo pueden adoptar cachorros huérfanos o aquellos que son rechazados por su madre.

Dependiendo de la intensidad del embarazo psicológico, necesitará o no la atención de un veterinario: si son leves es mejor no intervenir, de lo contrario acudiremos al veterinario, quien puede aconsejarte reducir la cantidad de hidratos de carbono en la dieta. Puede provocarle una mamitis(inflamación de las glándulas mamarias) y enquistamientos.. Debemos quitar aquellos objetos que la perra pueda adoptar, así reduciremos los síntomas psicológicos. No debemos dejarle que se lama las mamas, pues estimula la producción de leche. No intentaremos vaciar las mamas. Para disminuir la producción de leche, le quitaremos su cuenco de agua por la noche y la mantendremos activa incrementando su ejercicio.

Cuando una perra siempre presenta después de cada celo un embarazo psicológico o seudociesis exagerada, lo más recomendable es esterilizarla, y así dejarán definitivamente de producirse los pseudoembarazos.